Saltar al contenido
Demonio de Tasmania

Curiosidades del Demonio de Tasmania: 8 Datos interesantes

A continuación te mostramos algunos datos interesantes sobre el demonio de Tasmania, que seguro te resultarán curiosos:

1. DESPRENDEN UN FUERTE OLOR

Los demonios de Tasmania liberan mal olor cuando se encuentran en una situación de estrés, no cuando están tranquilos y relajados.

2. ABREN MUCHO LA BOCA

Cuando los demonios de Tasmania abren mucho la boca parece que estén bostezando o amenazando, sin embargo, lo más probable es que estén expresando miedo o incertidumbre que agresión.

3. GRUÑIDOS FEROCES Y GRITOS AGUDOS

Son animales solitarios independientes, aunque para comer a veces se juntan con otros diablos y es cuando empiezan a gruñir y a gritar como verdaderos demonios.

4. FUERTES ESTORNUDOS

Antes de que empiece una pelea de demonios, suelen estornudar. Esto no quiere decir que estén resfriados, sino que son comportamientos de farol espectaculares para engañar a su contrincante, todo un ritual para disminuir cualquier lucha real que pueda provocar lesiones graves. Después de una confrontación de nariz con nariz, durante la cual sus orejas se enrojecen, uno o ambos animales generalmente retroceden.

5. HIENA AUSTRALIANA

Al demonio de Tasmania se le conoce también como la hiena Australiana, por sus curiosos hábitos de barrido y sus dientes aplastantes. Debido a su desgarro, dientes cortantes y mandíbulas poderosas, los demonios se pueden comer la mayor parte de un cadáver, incluidos los huesos.

6. SON CAPACES DE COMER CUALQUIER COSA

Otro dato curioso es que en su estómago se han encontrado collares, bolsas y objetos metálicos de todo tipo, y es que el apetito tan insaciable que le caracteriza es lo que hace que coma cualquier cosa que tiene a su alrededor. Cuando tiene hambre, es un animal bastante peligroso.

7. DIENTES QUE NO DEJAN DE CRECER

Sus mandíbulas son extremadamente potentes, y sus dientes no dejan de crecer en toda su vida, es capaz de devorar casi cualquier animal con huesos y todo. También utilizan sus dientes para roer los obstáculos que les van apareciendo bajo la tierra.

8. LAS HEMBRAS PUEDEN TENER HASTA 40 CRÍAS

Las hembras pueden tener entre 20 a 30 crías, de las cuales solo 4 de ellas sobrevive debido a los cuatro pezones que hay disponibles. También tienen la bolsa hacía atrás para evitar que sus hijos caigan cuando excavan sus madrigueras.